17 de mayo de 2017

Abandonado, ofrecido, adoptado...

Llego a nuestra familia porque tenia que ser así. Muchas veces había barajado la idea de adoptar otro perro hasta que un día fuimos a buscarlo. Nos dijeron que le habían llamado Oliver, pero que si queríamos podíamos cambiárselo. Fue entonces cuando apareció un cachorro asustadizo y el mismo miedo rechazaba nuestra desconocida presencia. Siempre tuve esa cosa especial para los perros, pero dije, "bueno, venimos mañana",... (lo que significaba inconscientemente, desistir de el). Sil insistió que era el momento, así que lo subí al coche en brazos, temblando todo el camino, como quien teme su destino. Se sintió bien pero inquieto. Al llegar caminó por toda la casa oliendo cada rincón. Bebió agua del plato de Pol quien no mostró resistencia. Por la noche y muchas noches consecutivas, su sueño era alterado. Lloraba en sueños, vaya a saber recordando qué...
Sin embargo muchos meses después, creció tanto que al resto de los integrantes de la familia, molestaba su figura de jirafa, su larga cola que latigaba en su infinito ir y venir causando algún daño que otro, pero acabaron enamorándose de su bondad, respetuosidad e incondicional amigo. Agradecido, tierno y atento a todo. Yo le di mi amor multiplicado, con paciencia, seguridad y cariño. Se convirtio en un hermoso galgo,... 
Oliver, el chiquito de la casa, el que juega con un calcetín viejo tirándolo al aire. El que camina junto a mi todo el tiempo. Era todo lo que Oliver necesitaba. También era lo que yo necesitaba...
Oliver, mi "Nano", mi bichito. Oliver el noble,...

2 comentarios:

RECOMENZAR dijo...

me da placer leerte eres maravillosa y mas cuando escribes

RECOMENZAR dijo...

ndas perdida mujer bella y divina